Big Agile Open Space mural

Impresiones de mi primer BAOS

Reading Time: 3 minutes

El pasado sábado día 7 de octubre asistí a mi primer BAOS (Big Agile Open Space). Como siempre un Open Space es algo que me atrae y ya que las dos ediciones anteriores no pude asistir, esta no me la podía perder. Así que allí me planté con un buen desayuno en el cuerpo y una gran expectativa de grandes experiencias.

Como siempre estos eventos son un sinfín de emociones. Encuentros y reencuentros con personas a las que aprecio y quiero. Un montón de conversaciones siempre interesantes. Nuevos proyectos que surgen de manera fortuita. Largas conversaciones con gente que siempre te gusta escuchar y que te escuche. En resumen una gran experiencia.

Evidentemente cuando asistes a un open space no puedes evitar compararlo con aquellos anteriores a los que ya has asistido. Y en base a eso cuento aquellas lecciones que me llevo de este evento.

Lo que me gusto

La sencillez con la que montamos el tablero de propuestas. Algo que no es nada fácil de sincronizar con tantas charlas propuestas y con cerca de 170 personas en el evento. Me sorprendió lo simple que lo hicieron y el buen resultado obtenido.

El pedazo de mural que se marcaron los chicos de Izada en simplemente tres ideas que sacábamos resumiendo las charlas. Y como una imagen vale mas que mil palabras…

BAOS mural

 

También asistimos al anuncio de enciendelaluz, una nueva empresa con un enfoque único sobre Agile.

El gran trabajo por parte de la organización y los voluntarios. Y por supuesto el gran detalle de donar el beneficio a una buena causa, en este caso la fundación alma tecnológica.

Lo que no me gustó

Como todo lo que tiene cosas buenas también hay un puntito en el que dar feedback, sobre todo con intención de ayudar a mejorar. Que el evento solo dure un día es algo que no acaba de convencerme, ya que en estos eventos siempre te quedas con ganas de un poquito mas y se invierte mucho tiempo tanto en el inicio como en el final y el espacio de charlas se acaba reduciendo.

Además a pesar de las cosas buenas que siempre me aporta un Open Space me fui con algo de sensación agridulce, que vengo arrastrando de otros eventos.

No había prácticamente representación de perfiles técnicos. Desde hace unos años aquí es una pauta que estoy viendo de manera recurrente en estos evento. Si el evento es de Agile no asisten casi desarrolladores. Esto se traduce y resume en que no hay casi charlas sobre aspectos técnicos. Recuerdo mi primer Open Space en Zaragoza donde había gran variedad de charlas, tanto técnicas como no técnicas. Donde había gente que hacía katas, o enseñaba como aplicaban prácticas de XP avanzadas en el evento. Sin embargo ahora ya no hay charlas de este tipo en los eventos de Agile. De hecho cada vez asisten menos desarrolladores, casi todos son perfiles de “gestión”. ¿Donde están los miembros del Dev Team? ¿Nos estamos aislando de los que hacen posible el software que se desarrolla? No debemos olvidar que sin ellos no habría software.

En resumen espero poder estar de nuevo el año que viene en el BAOS, porque ademas de una buena causa es una gran experiencia. Nos vemos el año que viene.